Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

¿Es rentable trabajar con una tablet en la empresa?

¿Es rentable trabajar con una tablet en la empresa?
08 abr

¿Es rentable trabajar con una tablet en la empresa?

Hoy en día las tablets se han incorporado a nuestro entorno digital de forma habitual. También lo han hecho en el mundo laboral, en muchos casos sustituyendo a los ordenadores portátiles. Pero a la hora de analizar los costes y la productividad, ¿es rentable trabajar con una tablet en la empresa?

Por un lado tenemos un dispositivo con un coste inferior a un portátil. Una tablet puede tener la mitad de coste que un portátil, si comparamos entre las diferentes gamas. Las tablets de gama baja y pequeña pantalla se sitúan alrededor de los 150 euros y los portátiles más económicos que podemos encontrar sobre los 300 €. Claro que esto se compensa también por una mayor vida útil de los portátiles, con los que somos capaces de mantener rendimiento y funcionalidad durante un mayor número de años. Las tablets pasados dos o tres años tienen un rendimiento muy pobre.

La productividad, clave para la implantación de las tablets

Así que por el lado de los precios podríamos decir que están más o menos equiparados. Ahora nos tocaría ver la productividad que nos permiten conseguir. Y yo creo que esta es la clave para implantar o no estos dispositivos en la empresa. Para los empleados que utilizan más una labor de supervisión que ejecutivas, donde consultan o leen informes más que los elaboran, la tablet puede ser un dispositivo perfecto.

Además el factor de alta movilidad que nos permiten hacen que estos dispositivos sean perfectos para aprovechar las horas que pasamos fuera de la oficina, los tiempos muertos en salas de espera para coger una avión, mientras visitamos a un cliente o durante el viaje que estamos realizando en tren.

También a la hora de introducir algún dato concreto una vez que hemos concluido una visita. Si tenemos que ir marcando una serie de casillas en nuestra aplicación para completar datos será más cómodo que si lo que necesitamos es escribir una cantidad de texto importante. La tablet es el instrumento, pero lo importante es nuestra aplicación en la que vamos a introducir los datos, ya sea un ERP, un CRM, etc. debe estar optimizada para su uso táctil y en movilidad, de otra forma no merece la pena y el portátil, aunque sea algo más incómodo nos será más útil.

La alternativa de los equipos híbridos

De todas formas si queremos tener lo mejor de los dos dispositivos siempre podemos ir a buscar equipos híbridos. Tablets que se convierten en portátiles incorporando un teclado o portátiles que se convierten en tablets escondiendo el suyo debajo de la pantalla. Aquí es importante llegar a un compromiso entre peso, tamaño y usabilidad.

Si vamos a utilizar fundamentalmente el equipo como un portátil mejor buscar un formato de pantalla de mayor tamaño, alrededor de las 13″ es lo ideal. Si lo vamos a utilizar sobre todo como tablet, mejor pantallas alrededor de las 10″ a las que podamos acoplar un teclado en momentos puntuales que nos ayuden a mejorar la productividad introduciendo datos.

Después nos queda ver qué sistema operativo es el más adecuado para nuestra empresa. Si disponemos de apps para trabajar en movilidad con nuestros sistemas de gestión no habrá inconveniente a la hora de elegir uno u otro, pero si tenemos que hacerlo conectados a una aplicación de escritorio tradicional nos tenemos que plantear la necesidad de tener la aplicación instalada en el propio dispositivo o habilitar una conexión remota a otro equipo para poder utilizar la aplicación.

Fuente: http://www.pymesyautonomos.com/tecnologia/es-rentable-trabajar-con-una-tablet-en-la-empresa

Realizar un comentario