Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

10 infectados por cada 1.000 habitantes

10 infectados por cada 1.000 habitantes
11 nov

10 infectados por cada 1.000 habitantes

La neumonía ocasiona más de 10.000 muertes al año en España

Activa Mutua advierte de la enorme importancia de participar en toda aquella campaña de vacunación con la intención de prevenir cualquiera que sea la infección en el Día Mundial contra la Neumonía, dado que la también identificada como pulmonía, provoca al año en España más de 10.000 fallecimientos. Es la desencadenante del 3% del total de óbitos acaecidos en este país. Es más, según el Ministerio de Sanidad, la neumonía ingresa en los hospitales españoles a unas 130.000 personas en el periodo de tiempo reseñado y lo lamentable, es que casi el 8% de estos enfermos fenecen.

La neumonía es una enfermedad que está considera como “grave” por el desenlace fatídico que puede cursar si nó se afronta rápidamente. Ahora bien, desde la Sociedad Española de Medicina Interna (Semi) especifican que la citada enfermedad se supera diagnosticada y tratada a tiempo. Por cierto, hay que dedicar una especial y rigurosa atención al colectivo de personas mayores afectadas con esta dolencia.

La neumonía es altamente contagiosa. Los microorganismos que la desencadenan se diseminan muy rápidamente impulsados por estornudos, tos y mucosidad (marrón o verde) con los que se acompaña la infección. La originan múltiples bacterias como neumococo, estreptococo o clamidia, o una extensa variedad de virus u hongos del tipo pneumocystis jiroveco o cándida, entre otros.

La pulmonía es una enfermedad del aparato respiratorio que inflama los espacios alveolares de los pulmones. Sus síntomas revelan fiebre o en ocasiones temperatura corporal baja, velocidad de respiración rápida, ritmo cardíaco elevado, baja saturación de oxígeno, dificultad para respirar, confusión, en ocasiones cianosis (piel azulada)…

«La mayoría de los casos de neumonía pueden ser tratados sin hospitalización», tranquilizan las mismas fuentes de la Sem. Normalmente, con antibióticos orales, reposo o líquidos. Pero si el paciente presenta dificultad para respirar, probablemente requerirá tratamiento más avanzado en entorno hospitalario.

En la mayoría de ocasiones, su tratamiento permite una pugna eficaz contra la enfermedad, pues existe una farmacopea extensa, útil y prácticamente inocua, concluyen desde el Ministerio.