Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Activa Mutua consigue que pacientes recién operados, caminen desde el primer día en un entorno sin gravedad

Activa Mutua consigue que pacientes recién operados, caminen desde el primer día en un entorno sin gravedad
21 sep

Activa Mutua consigue que pacientes recién operados, caminen desde el primer día en un entorno sin gravedad

El tratamiento previene anquilosamiento y obesidad en enfermos de larga duración

Activa Mutua consigue que aquellos pacientes recién operados de lesiones en rodilla y tobillo -complicadas y de evolución lenta-: fracturas, ligamentoplastias meniscopatías agudas… caminen y empiecen su proceso de rehabilitación de forma temprana, gracias a la inclusión en su tratamiento de la cinta antigravitatoria.

La aplicación de esta alta tecnología en el proceso curativo de los enfermos, clarifica Josep Maria Solé, fisioterapeuta del servicio de rehabilitación de Clínica Activa Mutua, influye para que “desde el primer día de tratamiento, el paciente vuelva a reproducir patrones normales de marcha dentro de esta máquina y perciba una serie de beneficios -tanto físicos, como emocionales- que lo estimulan en su adherencia al tratamiento”, asegura.

De igual forma, se consigue que los enfermos que tienen un desgaste físico nulo a lo largo del día, debido a su inmovilidad “tengan una mínima, pero continuada actividad física”. Precisamente, el sobrepeso es otro de los problemas que acompañan a la mayoría de los pacientes de larga evolución.

La cinta antigravitatoria genera un flujo de aire a presión en un compartimento estanco que materializa un medio ingrávido. Una vez que se calibra el peso del paciente, se gradúa el porcentaje de ingravidez que necesita, se reduce por lo tanto el peso del enfermo, lo que repercute directamente en la presión que se ejerce sobre las extremidades inferiores. De esta forma, el dolor y las dificultades para andar desaparecen prácticamente durante el ejercicio. Aparte de poder modificarse la ingravidez, se establece una velocidad de acuerdo con la marcha normal de una persona, entre 4-5 km/h y, dado el caso, también puede aplicarse una inclinación de hasta el diez por ciento para estimular la flexión dorsal del tobillo.

Clínica Activa Mutua de Tarragona es la única mutua e instalación sanitaria que cuenta con este equipamiento en esa provincia.

La cinta antigravitatoria Alter G Anti-Gravity Treadmill cuenta con una tecnología desarrollada por el ingeniero de la NASA, Robert Whalen, para readaptar a los astronautas a la vida normal, después de un largo periodo de permanencia en el espacio.

Hasta la fecha, 370 pacientes del servicio de rehabilitación de Clínica Activa Mutua, se han beneficiado de este innovador tratamiento altamente tecnológico.