Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Activa Mutua se distingue como entidad cardioprotegida

Activa Mutua se distingue como entidad cardioprotegida
23 nov

Activa Mutua se distingue como entidad cardioprotegida

Instala 56 desfibriladores para proporcionar un servicio público en caso de accidente cardiovascular.

Activa Mutua ha adquirido 56 desfibriladores externos automáticos (DEA) con el propósito de ofrecer este servicio a sus pacientes y público en general, y contribuir en lo posible a salvar vidas en caso de un accidente cardiovascular, tanto en el interior de sus instalaciones, como en las inmediaciones de sus sedes y delegaciones.

El Área Médico-Asistencial de Activa Mutua ha decidido que la mutua sea una entidad cardioprotegida. Esto es, que toda sede o delegación que asista a personas que hayan padecido un accidente laboral, enfermedad profesional o una contingencia común disponga de un DEA.

El desembolso se ha complementado con una acción formativa para su correcta utilización por parte del personal interno sanitario. El siguiente paso, avanza el Dr. Joan Cebral, director del Área Médica de Activa Mutua, “será formar a los delegados y personal administrativo”.

La instalación de los DEA se ha realizado bajo todos los estrictos requisitos que dictamina la reglamentación, se ubican en lugares visibles y están dotados con señales acústicas.

Los propios DEA ya detallan dónde y cómo tiene que procederse con la colocación de los parches del aparato en el paciente. Cebral indica que “gracias a su configuración, los DEA no requieren unos conocimientos muy avanzados de medicina, salvo secundar el procedimiento que dicta este aparataje”.

En la actualidad, existen DEA prácticamente en todos los centros públicos ya no sólo institucionales, sino también superficies comerciales, de ocio, deportivos… Y es que “disponer de un aparato cercano de estas características puede salvar una vida”, resalta el doctor.

El motivo de la proliferación de DEA en lugares públicos responde a la intención de actuar de manera rápida ante un posible accidente cardiovascular.

“Los DEA reconocen automáticamente cuándo el paciente necesita una descarga”, señala el Dr. Cebral. Es un desfibrilador conectado a un registro electrocardiográfico con unos parámetros preseñalizados que detecta cuándo realizar una descarga o no, en función del comportamiento del corazón del paciente. Los DEA generan una descarga de 150 a 200 joules.

Con anterioridad a estos aparatos, la gente aplicaba con buena voluntad masajes cardíacos y puede que no fuera necesario. Estos aparatos descubren si nó hay latido o si las pulsaciones son tan sumamente rápidas que no da tiempo a que el corazón emita o impele sangre.

Los 56 DEA adquiridos por Activa Mutua se han repartido: 36 en centros asistenciales y 20 en delegaciones sin centro asistencial con el propósito de convertirse en una entidad cardioprotegida con espacios debidamente señalizados para ello, visibles y de fácil acceso.