Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Cerco al mercurio

Cerco al mercurio
24 feb

Cerco al mercurio

Ante el compromiso internacional de controlar este metal pesado, Activa Mutua recuerda las consecuencias nefastas que tiene el comercio y la manufactura de este elemento químico en el medio ambiente y el consecuente envenenamiento de aire y agua.

Los efectos del mercurio en el organismo son muy tóxicos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este metal es uno de los diez grupos de productos químicos con mayores repercusiones en la salud pública, es muy peligroso y en la actualidad, son necesarias más medidas para evitar su impacto sobre las personas, en especial, embarazadas, lactantes y niños.

La principal fuente de emisión de mercurio a la atmósfera es la combustión de carbón para producir electricidad y calefacción. Prácticamente, la mitad de la polución de mercurio procede de centrales termoeléctricas alimentadas con carbón, de calderas industriales y del uso doméstico para calentarse y cocinar. Otro origen son los procesos industriales, incineradoras de basura y la minería del mercurio, el oro y otros metales.

Pescados y mariscos

La principal fuente de envenenamiento humano con mercurio es el consumo de pescados y mariscos. El feto, el lactante, el niño, ven alterado su desarrollo neurológico. La exposición, ya en el útero materno, afecta al desarrollo del cerebro y al resto del sistema nervioso. En consecuencia, surgen alteraciones cognitivas, de memoria, atención, habla, visuales, motoras…

Activa Mutua, como mutua colaboradora de la Seguridad Social número 3, protege a los trabajadores de sus empresas mutualistas contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos durante el trabajo y aumenta el nivel de protección de la salud y la seguridad de las personas, con la implantación de valores límite para determinados agentes cancerígenos para reducir de manera significativa los riesgos derivados de estas exposiciones.