Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Comercio y hostelería en “caída libre”, según Adecco

21 ene

Comercio y hostelería en “caída libre”, según Adecco

La recesión económica, derivada de la crisis sanitaria provocada por la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus Covid-19, ha sumido en una situación muy delicada a sectores de la economía española como comercio y hostelería, hasta el punto de que “el 71% de los empleos que se destruyeron durante el pasado año 2020 tuvieron lugar en ambos sectores”, según evidencia un estudio presentado recientemente por Adecco: “Monitor de Ocupación II, perfil socioeconómico de la ocupación en España”. Donde se confirma “el descalabro de estas actividades, de las más golpeadas de la economía española”.

El citado análisis rememora que en el anterior ejercicio se perdieron en España un total de 697.400 empleos, de los que 496.100 pertenecían a los citados comercio y hostelería. Y que solo 5 de 11 ramas de actividad incrementaron ocupación durante el periodo de tiempo reseñado. Estas son: finanzas y seguros (4,4%), agua y energía (2,7%), inmobiliaria (2,3%), administraciones públicas y servicios sociales (1,9%) e información y comunicaciones (1,8%).

Esta investigación no contempla transporte y logística, que durante la pandemia ha destacado como una actividad esencial, ha conseguido mantener y no romper la cadena logística. Mercancías, paquetería y agroalimentarios resisten, pero a costa de una menor rentabilidad.

Continuando con el informe de Adecco, aparte de comercio y hostelería (-8,3%), han precipitado la actividad: construcción (-1,6%), agricultura y ganadería (-2%), actividades profesionales (-3,1%), manufacturas (-5,3%), servicios culturales y otros (-6,1%).

Si las comparativas se retrotraen hasta 2008, el análisis comprueba que a pesar de la destrucción de empleo y escasa generación de ocupación, 5 sectores económicos han incrementado la contratación de personal a lo largo de los últimos 12 años: actividades inmobiliarias (33,5%), administraciones públicas y servicios sociales (18,2%), agua y energía (9,1%), actividades profesionales (7,7%) e información y comunicaciones (2,7%). En cambio, en esa docena de años, quienes más se han visto afectados han sido construcción (-48,3%), manufacturas (-19%), y finanzas y seguros (-13,6%).

En el ámbito de los autónomos y pese a ser otro de los colectivos más afectados por la pandemia -con pérdidas de 65.000 millones de euros, según las asociaciones de estos profesionales-, el estudio de Adecco detecta un aumento del 3,4% de trabajadores por cuenta propia sin trabajadores a cargo debido a los despidos también practicados por las microempresas que han dejado solo al emprendedor y a desempleados que han intentado salir de ese inconveniente iniciando otra actividad.

La compañía especializada en la gestión de recursos humanos también ha comparado el mercado de trabajo, tanto en el sector público, como en el privado. En el primero, se han contratado a 108.400 personas, un 3,4% más; mientras que en el segundo ha perdido 790.400 puestos. De hecho, 9 de cada 10 empleos suprimidos durante la pandemia eran de carácter temporal, tanto es así, que la tasa de contratación temporal ha menguado la friolera de un 24,2%, 2,5 puntos menos que un año antes.

En otro orden de cosas, también recientemente, la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa) alertaba que las ventas de los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos había descendido un 20%, o lo que es lo mismo, facturado 10.120 millones de euros en 2020. Esta recesión ha supuesto en los talleres, la destrucción de 5.500 empleos (un 3,5% del total) a pesar del «balón de oxígeno» que les ha supuesto la ayuda de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (Erte). Durante el estado de alarma, la clientela de los talleres de coches disminuyó un 90%.