Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

“Construir un mundo más justo y saludable”

“Construir un mundo más justo y saludable”
06 abr

“Construir un mundo más justo y saludable”

Bajo este lema, la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el 7 de abril el “Día Mundial de la Salud”. Una efeméride que en 2021 cobra mayor trascendencia debido al trasfondo de la pandemia por el nuevo coronavirus Covid-19.

Por esta razón, reiteramos que para salvaguardar la integridad de las personas, sigue siendo obligatoria la adopción de medidas como el distanciamiento físico (al menos 1 metro de separación), portar siempre mascarilla a la hora de interactuar con otras personas, ventilar bien las estancias, evitar aglomeraciones, lavarse o desinfectarse las manos con frecuencia y al toser, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo. Eludir las llamadas 3 “C”: espacios cerrados, congestionados o donde se obliguen contactos muy cercanos. Reuniones, mejor al aire libre.

Por supuesto, si la persona se encuentra mal, con fiebre, tos seca, cansancio, pérdida de gusto y olfato, dolores, faringoamigdalitis, congestión nasal, ojos enrojecidos, diarrea, erupción cutánea… debe permanecerse en casa en autoaislamiento, aún con síntomas leves. Si no puede respirar bien, buscar atención médica de inmediato.

Así pues, más que nunca, es necesario concienciar sobre las enfermedades mortales mundiales y suscitar hábitos sanos en las personas para paliar las dolencias en la manera de los posible.

La Covid-19 ha evidenciado más que algunas personas llevan una vida más sana y tienen mejor acceso a los servicios de salud que otras, debido a las condiciones en las que nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen. Por ello, es vital que todas las personas tengan unas condiciones de vida y de trabajo que favorezcan la buena salud. La Covid-19 ha golpeado más duramente a las comunidades más vulnerables, ya expuestas a otras enfermedades y con menos probabilidades de acceder a servicios de salud de calidad.

Hábitos saludables

Según la OMS, los principales consejos para gozar de buena salud son:

  • Seguir una dieta saludable
  • Mantenerse físicamente activo a diario (cada uno a su manera)
  • Vacunarse
  • No fumar
  • Evitar el alcohol o reducirlo
  • Gestionar el estrés
  • Mantener una buena higiene
  • No conducir a velocidad excesiva ni bajo los efectos del alcohol
  • Abrocharse el cinturón de seguridad en el coche. Colocarse casco en moto y bicicleta
  • Mantener prácticas sexuales seguras
  • Someterse a revisiones médicas periódicas
  • Amamantar a los bebés

Comer bien

Las dietas malsanas y la inactividad física son importantes factores de riesgo de enfermedades crónicas. Lo correcto es:

  • Procurar un equilibrio calórico y un peso saludable
  • Reducir las grasas. Cambiar las saturadas por las insaturadas. Eliminar los ácidos grasos trans
  • Aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos
  • Reducir la ingesta de azúcares libres
  • Reducir el consumo de sal, cualquiera que sea su procedencia y procurar que la que se consuma sea yodada

Enfermedades más habituales

Los problemas de salud más recurrentes y que conviene prevenir y vigilar son:

  • Enfermedades cardiovasculares. Las que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. Una de las principales causas de muerte en el mundo. El colesterol o los triglicéridos en niveles altos, durante un periodo de tiempo prolongado, deterioran el sistema cardiovascular y desencadenan enfermedades como angina, hipertensión, infartos, ictus…
  • La obesidad está considerada por la OMS como una epidemia, ya que va en aumento sobre todo en países desarrollados, debido a malos hábitos alimenticios y sedentarismo
  • Diabetes, una enfermedad con una alta prevalencia a escala mundial. Tan solo en España existen más de 3 millones de diabéticos que acaban sufriendo problemas cardiovasculares o renales
  • El cáncer origina al año, más de 280.000 nuevos casos en España. Un crecimiento anormal de células malignas en el organismo que causa más de 120.000 muertes al año en el país. Pulmón, colon, páncreas, mama, próstata… son los más diagnosticados. Es la primera causa de muerte en los hombres. Según la OMS, 1/3 de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores evitables, incluyendo el tabaco (responsable de hasta un 33% de los tumores a nivel global, y de hasta un 22% de las muertes por cáncer), las infecciones (especialmente relevantes en países en vías de desarrollo, en los que son responsables de hasta un 25% de los tumores), el alcohol (responsable de hasta un 12% de los tumores en el mundo), el sedentarismo y las dietas inadecuadas (insuficiente cantidad de fruta y verdura)
  • El asma dificulta la respiración y puede ser mortal en casos graves. En España, más de 3 millones de personas sufren asma y 1.000 de ellas fallecen al año por ello. Existen más de 240 millones de estos enfermos en todo el mundo, según la OMS
  • Las caries dentales son muy frecuentes. Su principal causa es la mala higiene, también influyen factores hereditarios, así como infecciones e inflamaciones como gingivitis, sangrado de encías y periodontitis (enfermedad que afecta el soporte de los dientes). Aparte de la pérdida de piezas dentales, también es causa de graves enfermedades como endocarditis, artritis reumatoide, problemas estomacales, diabetes, Alzheimer…
  • La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc) es una patología respiratoria que provoca un daño progresivo en el sistema respiratorio. Su causante principal es el tabaquismo y desencadena unas 20.000 muertes en España al año.
  • La gripe, que puede provocar dolor de cabeza, vómitos, fiebre, malestar…
  • Las enfermedades hepáticas pueden tener consecuencias graves si no se tratan a tiempo, incluso la muerte
  • El estrés -la enfermedad del siglo XXI- afecta a la salud psíquica y emocional. Uno de sus principales desencadenantes es el entorno laboral (acoso, explotación, burnout…)

Toxicidad medioambiental

Por otro lado, está comprobado que el deterioro del medio ambiente influye directamente en el padecimiento de muchas enfermedades.

Casi 20 millones de personas mueren al año por insalubridad: contaminación del aire, agua, suelo, exposición a productos químicos, cambio climático, radiación ultravioleta… propician más de 100 enfermedades o traumatismos. Las principales causas de mortalidad vinculada al medio ambiente son:

  • Accidentes cerebrovasculares
  • Cardiopatía isquémica
  • Traumatismos
  • Cánceres
  • Neumopatías
  • Diarreas
  • Infecciones respiratorias
  • Afecciones neonatales
  • Paludismo

Salud laboral

Y como mutua colaboradora número 3 de la Seguridad Social -especialistas en salud laboral- no podíamos terminar este artículo con motivo del “Día Mundial de la Salud”, sin abordar las más de 140 millones de enfermedades que se diagnostican en el mundo cada año en los entornos profesionales u ocupacionales. Muchas, debido a condiciones de trabajo peligrosas e inseguras como exposiciones a agentes químicos, físicos, biológicos, estresores ergonómicos. psicológicos… Se estima que los riesgos de trabajo contribuyen en un 15% a la carga total de las enfermedades.

Los accidentes y muertes ocupacionales representan un problema serio. Unos 700.000 accidentes de trabajo con baja al año en España. Es más, los riesgos de trabajo imponen altos costes para el país, unos 12.000 millones de euros, el 3% del PIB. Es por ello que las intervenciones preventivas en los lugares de trabajo requieren acciones coordinadas con todos los sectores productivos para resguardar la salud y la vida de los trabajadores, a la par que promover la salud, el bienestar y el trabajo saludable en el ambiente laboral, a través de acciones multisectoriales en pro de la salud de los trabajadores.