Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Contra la encefalitis: higiene, profilaxis y repelente de insectos

Contra la encefalitis: higiene, profilaxis y repelente de insectos
22 feb

Contra la encefalitis: higiene, profilaxis y repelente de insectos

En el Día Mundial de esta enfermedad, advertir que su rareza no evita su proliferación.

Antes de despedir la jornada, no queremos olvidar que hoy es el Día Mundial de la Encefalitis, una rara enfermedad, pero no por ello trivial, dado que cada año se detectan 600 nuevos casos tan solo en España. Y no suficiente, la Sociedad Española de Neurología alerta que pueden producirse muchos más episodios que no son diagnosticados o que pueden ser relacionados con otro tipo de dolencia.

Recuérdese que la encefalitis es una inflamación del cerebro que se produce por un virus y que puede afectar las estructuras más próximas al mismo, como son las meninges o la médula espinal. Habitualmente, suele manifestarse con: fiebre, convulsiones (no en todos los casos), dolor de cabeza y apatía.

Algunos de los virus más comunes que pueden contagiar encefalitis son el del herpes (causa ampollas y se trasmite por contacto sexual); arbovirus, expandido por mosquitos del Nilo; el de la rabia, que ocasiona el caso más grave de encefalitis; el de la polio; hepatitis A y en menor media, VIH.

Para prevenir esta enfermedad, según la OMS, conviene lavarse las manos con frecuencia, bañarse a diario; usar preservativos; programar las vacunas pertinentes a la edad de la persona y protegerse de las picaduras de mosquitos.

Activa Mutua, como mutua colaboradora de la Seguridad Social número 3, gestiona la prestación por incapacidad temporal, un subsidio diario que cubre la pérdida de rentas del trabajador producida por enfermedad común o accidente no laboral, enfermedad profesional o accidente de trabajo, y los períodos de observación por enfermedad profesional.