Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Día Internacional de las Personas con Discapacidad
03 dic

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

La discapacidad es una condición que afecta al nivel de vida de un individuo o de un grupo.

Está ampliamente demostrado que, una vez eliminados los obstáculos a la integración de las personas con discapacidad, éstas pueden participar activa y productivamente en la vida social y económica de sus comunidades.

La accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad son derechos fundamentales reconocidos como tal en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad celebrada el 13 de diciembre de 2006 en la Sede de Naciones Unidas, Nueva York.

Dicha convención tuvo el propósito de promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente.

 

En el ámbito laboral se reconoce el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás; ello incluye el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad.

 

En esta misma línea no podemos olvidarnos de su seguridad laboral. En todo momento el empresario debe velar por la seguridad y salud de este colectivo, al tratarse de trabajadores especialmente sensibles (Art. 25 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales 31/1995), adoptando y adaptando las medidas de prevención y protección necesarias para que puedan desarrollar sus tareas de tal manera que esté garantizada la seguridad y salud.

 

Es fundamental y necesario, en esta aplicación de medidas, eliminar barreras en la información y promover la cultura preventiva de riesgos laborales inclusiva.

 

Activa Mutua, a través de su Área de Prevención de Riesgos Laborales, ha impulsado la creación de documentación en materia preventiva adaptada a lectura fácil. El resultado de este trabajo, y que a continuación presentamos, es una colección de 16 fichas dirigidas a nuestra población protegida que tienen alguna dificultad en comprensión lectora, bien transitoria (inmigración, incorporación tardía a la lectura, escolarización deficiente, etc.) o bien permanente (trastornos del aprendizaje, diversidad funcional, senilidad, etc.). Tienen la finalidad específica de trasmitir la información de forma totalmente comprensible, independientemente del sector al que pertenezcan y a sus capacidades.

 

Para este proyecto, se ha contado con la colaboración del Instituto de Lectura Fácil, organización social que reivindica la promoción y la universalización de la accesibilidad cognitiva en nuestro país, permitiendo así el acceso en igualdad, como derecho y necesidad de cualquier persona, a una información completa y fomentando el aprendizaje en este caso y de vital importancia, sobre los riesgos laborales a los que, este colectivo, se encuentran expuestos en el desarrollo de su actividad rutinaria, daños en la salud que pueden originar y medidas de actuación para eliminarlos o tratar de evitarlos.

 

Adaptar un texto a lectura fácil es un proceso largo en el que participan muchas personas.

 

El primer paso es la adaptación del texto. Para adaptar un texto a lectura fácil hay unas pautas muy concretas regidas por una Norma UNE que indica cómo estructurar las frases y el contenido.

 

A continuación, se realiza la maquetación accesible del documento. Gracias a la maquetación accesible se ayuda a la mejor comprensión del texto, con el tipo de letra, el contraste o las ayudas visuales.

 

Después, se realiza la validación técnica, en la que un grupo de expertos comprueban por un lado, que la idea del autor no cambia y que la adaptación a lectura fácil sigue las pautas de la Norma UNE.

 

Y por último se realiza una de las partes más importantes: la validación cognitiva. En esta fase personas con discapacidad intelectual y otras capacidades leen el documento y hacen sus aportaciones.

 

Gracias a esta fase nos aseguramos de que la información realmente se entiende por las personas con mayores dificultades de comprensión.

 

 

Área de Prevención de Riesgos Laborales

Para más información: Colección de fichas PRL de lectura fácil