Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

El 16% de los accidentes laborales impacta en los pies

El 16% de los accidentes laborales impacta en los pies
07 oct

El 16% de los accidentes laborales impacta en los pies

Las principales enfermedades laborales son óseas y de estas, casi el 15% se concentran en esta porción de la extremidad

En el Día Internacional de la Podología queremos destacar la importancia de los pies en el desempeño de la mayoría de actividades laborales y más en la actualidad, donde la especialización y la eficiencia marcan la excelencia en toda labor o profesión que se precie. Es precisamente por este motivo que la prevención de riesgos laborales en las empresas, tanto con sus pautas, supervisión y Equipos de Protección Individual (EPI) se aúnan a la conjunción de los diversos factores que desembocan en la competitividad y la excelencia empresarial. Así pues, respecto al tema que se aborda, el calzado laboral es un EPI indispensable a la hora de prevenir y evitar lesiones. Un zapato cómodo, ergonómico y protector, por supuesto.

El 16% de los accidentes laborales en jornada laboral se vinculan con lesiones en los pies, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), cifra que se incrementa en circunstancias “in itinere”. Además, según el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos (CGCOP) de España, los principales tipos de enfermedad laboral son los óseos y de estos, el 15% se concentran en los pies.

Las actividades laborales que predisponen a padecer más dolencias en los pies son las que conminan al trabajador a permanecer en bipedestación durante largos periodos de tiempo; donde deben de caminar mucho; estar sometidos a temperaturas extremas; forzados a calzar zapatos de seguridad inadecuados a sus características físicas particulares o los que acarrean movimientos constantes y repetitivos de los pies. Sin olvidar, aunque no lo parezca, las profesiones que apremian a permanecer sentado durante mucho tiempo. De todo ello, apostillan desde el CGCOP, se derivan patologías dermatológicas (las más concurrentes), presiones plantares, adormecimiento de dedos, callos dolorosos, fascitis, talalgias, metatarsalgias o fascias plantares entre otros.

Incidentes

En cuanto a accidentes laborales en los pies, lamentablemente, los más reiterados son aplastamientos, cortes en el metatarso, heridas en la planta del pie por elementos punzantes que atraviesan la suela del zapato, además de otras abrasiones o incisiones.

Desde el CGCOP aconsejan prevenir molestias y dolencias con ejercicios como: cambiar el peso de un pie al otro, movimientos circulares con el tobillo, caminar si es posible para reactivar la circulación y cambiar los puntos de presión, levantarse cada media hora y andar para activar el retorno venoso…

Para cuidar los pies: pedicuras periódicas; lavar y secar bien para evitar hongos y bacterias; calcetines con materiales naturales como el algodón, hidratar los talones con crema, calzado cómodo, evitar tacones altos, entre otros.

Para terminar con alguna curiosidad: a lo largo de su vida, una persona camina lo que equivale a dar 6 vueltas al planeta. El pie concentra el 25% de los huesos de todo el cuerpo humano.