Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

El absentismo laboral de las personas con epilepsia es inferior al de la población en general

El absentismo laboral de las personas con epilepsia es inferior al de la población en general
08 feb

El absentismo laboral de las personas con epilepsia es inferior al de la población en general

Solidaridad, ante un colectivo de 400.000 pacientes en España, en el día internacional de esta enfermedad

Desde Activa Mutua alertamos que una persona con epilepsia no puede ser discriminada laboralmente por padecer esta enfermedad. El 70-80% de estos pacientes pueden desarrollar un trabajo de manera totalmente normalizada. Pero, pese a ello, según asociaciones de enfermos consultadas, estas personas tienen grandes dificultades para encontrar un empleo estable si trasciende su condición. De hecho, el paro en este colectivo es desproporcionadamente alto: dos o tres veces por encima de la población en general y más elevado que en personas con otras discapacidades. Según las mismas fuentes, el absentismo laboral de las personas con epilepsia es inferior al de otras enfermedades crónicas o incluso menor que el de la población en general.

Activa Mutua respalda hoy el Día Internacional de la Epilepsia, una enfermedad que sigue necesitada de la máxima atención, tanto por el volumen ascendente de pacientes, como la necesidad de un diagnóstico y tratamiento temprano y correcto que minimice al máximo las contrariedades de los enfermos.

Mucho por avanzar

El número de pacientes con discapacidad por epilepsia en edad activa es de más de 26.000 personas. Por lo tanto, si la epilepsia origina situación de incapacidad permanente en el trabajador, Activa Mutua –como colaboradora número 3 de la Seguridad Social- gestiona prestaciones económicas que tratan de cubrir la pérdida de ingresos que sufre un trabajador cuando por enfermedad o accidente ve reducida o anulada su capacidad laboral. De tal forma, los grados de incapacidad pueden ser permanente parcial, permanente total, permanente absoluta o gran invalidez.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), en España padecen epilepsia del orden de 400.000 personas; no suficiente, unas 600.000 detectarán algún que otro episodio a lo largo de su vida.

65 millones de enfermos en el mundo

Según la OMS, en Europa, la epilepsia aqueja a 6 millones de personas. Además, 15 millones de ciudadanos del viejo continente podrían manifestarla en algún momento de su existencia. En el mundo, la sobrellevan 65 millones de personas.

La epilepsia es una enfermedad neurológica que presenta crisis recurrentes que ocasionan muchas manifestaciones, entre ellas, pérdidas de conocimiento, convulsiones…

Al 70% de los pacientes, la enfermedad le perjudica bastante su calidad de vida. Esta constatación está relacionada con diversos factores. Errores en el diagnóstico -que pueden prolongarse hasta 10 años en el tiempo hasta dar fin con la causa-; ineficacia de la farmacopea en el 25% de los enfermos o que solo un tercio de los hospitales disponga de especialidad en epilepsia y la mayoría estén ubicados en Catalunya o Madrid. Después del ictus, la epilepsia es la segunda causa de atención en los servicios de urgencias hospitalarios, así que con más motivo de dotar a estos centros de especialistas.

Toda esta amalgama, empeora los síntomas de las personas con epilepsia con depresión, déficit de atención, inadecuado consumo de medicamentos, morbilidad, mortalidad… Sin olvidar a los niños: fracaso escolar, trastorno de aprendizaje, alteraciones de conducta…