Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

El cáncer de pulmón afecta al 9% de la población laboral y resta un 8% de competitividad a las empresas

El cáncer de pulmón afecta al 9% de la población laboral y resta un 8% de competitividad a las empresas
16 sep

El cáncer de pulmón afecta al 9% de la población laboral y resta un 8% de competitividad a las empresas

Esta enfermedad genera al Estado una factura anual de 19.300 millones de euros (el 1,6% del PIB). La mitad, lo asume el paciente y su familia

Con motivo de la Semana Europea del Cáncer de Pulmón (del 13 al 19 de septiembre de 2021) es increíble el impacto que esta enfermedad sigue teniendo en el conjunto de la población española, tanto desde el punto de vista de mortalidad, como de gasto sanitario y pérdida de competitividad de las empresas y, por ende, de la economía.

Y todo por culpa del tabaco: entre el 85-95% de los cánceres de pulmón son por fumar. La International Agency for Research on Cancer (IARC) tampoco olvida el alcohol: responsable de 3 millones de muertes anuales en todo el mundo.

La Red Española de Registros de Cáncer (Redecan) advierte que en 2020 los tipos de cáncer con mayor mortalidad fueron pulmón (22.930 finados; el 20,3%), colorrectal (16.470; 14,6%), páncreas (7.568; 6,7%), mama (6.606; 5,8%) y próstata (5.798; 5,1%).

La IARC detalla que el cáncer seguirá constituyendo una de las principales causas de mortalidad del mundo con unos 9,9 millones de muertes, 16 millones en 2040. 160.000 fallecimientos en España.

Por su parte, Redecan adelanta que este año clausurará con 276.239 nuevos casos de cáncer en el Estado, de los que casi 30.000 serán de pulmón. Precedido por colon y recto (43.581 diagnósticos), próstata (35.764) y mama (33.375).

Según el informe “Impacto económico y social del cáncer en España” -de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y Oliver Wyman-, el carcinoma broncopulmonar se etiqueta como el tercero más costoso debido a los gastos médicos directos e indirectos que ocasiona: 2.100 millones de euros. Precedido del colorrectal (2.500 millones) y el de mama (2.200 millones).

La factura del cáncer asciende en España en su totalidad a 19.300 millones de euros (el 1,6% del PIB). 90.000 millones de ellos, asumidos por el paciente y su familia (el 45%).

En la esfera laboral, según las mismas fuentes, el cáncer de pulmón incapacita al 9% de la población en edad de trabajar, lo que supone pérdidas del 8% en las empresas debido a la caída de la competitividad y la productividad. La totalidad de cánceres (aparte del pulmonar, colon y recto, próstata, mama, vejiga urinaria… los más frecuentes) incide en el 40% de la población laboral y horada la economía en un 62%.

Tabaco, entre otros

El carcinoma broncopulmonar es causado fundamentalmente por el tabaco, aunque desde la Clínica de Navarra añaden que diversos estudios han atribuido un tanto por ciento no despreciable de su etiología, a la exposición laboral a agentes considerados cancerígenos como el asbesto (construcción), arsénico (pesticidas), radón y sílice (minería), berilio (prótesis), cromo (industria química), cadmio (baterías), hidrocarburos aromáticos policlínicos (aluminio), alquitrán (obra civil), acrinolitrito (plástico) o humos de motores diésel (transporte), entre otros. De hecho, en España, recalcan, el asbesto es el carcinógeno ocupacional más importante.

Aparte de las medidas de prevención de riesgos laborales pertinentes en el ámbito laboral, la IARC expone cuál es el código europeo contra el cáncer, entre otros: no fumar ni exponerse al humo del tabaco, hacer ejercicio, mantener una alimentación equilibrada (más frutas y verduras), evitar ambientes o espacios con niveles altos de contaminación o radiación, así como materiales con fibras de asbesto, insisten.

Con todo, dejen de fumar, por favor.

Y alerta ante: tos, tos con sangre, dolor torácico al respirar, sensación de falta de aire (disnea), pérdida de apetito o peso, fatiga o síntomas persistentes de neumonía o bronquitis. Acudan inmediatamente a su médico.