Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

¿En que puede beneficiarme el Mindfulness? (2ª parte)

¿En que puede beneficiarme el Mindfulness? (2ª parte)
18 oct

¿En que puede beneficiarme el Mindfulness? (2ª parte)

La práctica regular del Mindfulness ayuda a:

  • Mejorar la memoria, creatividad, atención, y la concentración en las tareas que estamos llevando a cabo en ese momento ya que aprendemos a anclarnos al momento presente, en el ámbito organizacional esto se traduce en un aumento del rendimiento laboral.
  • Reducir el estrés y prevenir enfermedades como asma, coronarias, hipertensión, dolores crónicos, ya que potencia nuestro sistema inmunológico y la producción de anticuerpos reduciendo la secreción de cortisol.
  • Identificar y gestionar las emociones negativas y difíciles favoreciendo estados de ánimo positivos y el conocimiento de uno mismo
  • Mejorar el insomnio
  • Mejorar nuestro bienestar y fomentar una actitud de respeto, amor y compasión hacia uno mismo y los demás, esto incrementa la empatía, mejorando nuestras relaciones y reduciendo los conflictos interpersonales.

Reglas a tener en cuenta cuando comenzamos a practicar Mindfulness

La primera y la más fundamental es no desmotivarse y tener paciencia, iniciarse en la práctica de Mindfulness es poner en marcha un nuevo aprendizaje y como cualquier otro va a requerir de un tiempo, es normal que las primeras veces no consigamos centrar nuestra atención en nuestro aquí y ahora y nuestros pensamientos divaguen, en parte es una prueba más de cómo ha funcionado nuestra mente hasta ahora.

Cuando medites:

  1. OBSERVA con mente de principiante lo que sucede en ti durante la práctica formal o las actividades de la vida cotidiana que realices, escucha tu propio ser; que dificultades encuentras, que emociones, pensamientos o distracciones aparecen.
  2. HAZTE CONSCIENTE de ella, identifica y reconoce lo que está sucediendo.
  3. PERMITE que ocurra sin forzar nada, deja que todo fluya.
  4. APLÍCATE la compasión, no te juzgues ni emplees juicios de valor negativos, no te auto castigues.
  5. ACEPTA lo que sucede tal y como es, sin tratar de cambiarlo, suéltalo y déjalo pasar.
  6. VUELVE AL PRESENTE utilizando para ello como anclaje la respiración o otras sensaciones corporales.

Gloria Palao, Psicóloga Activa Mutua