La Dispensación de medicamentos por los profesionales de Enfermería | Activamutua

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

La Dispensación de medicamentos por los profesionales de Enfermería

La Dispensación de medicamentos por los profesionales de Enfermería
28 dic

La Dispensación de medicamentos por los profesionales de Enfermería

El Gobierno ha dictado la norma que permite a los Diplomados Universitarios en Enfermería la dispensación de medicamentos, condicionándola al cumplimiento por parte del profesional de unos requisitos. Esta posibilidad, que algunas Comunidades Autónomas ya habían regulado, se fundamenta en las previsiones del artículo 79 de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, aprobada por Real Decreto Legislativo 1/2015 de 24 de julio. La nueva regulación se dirige tanto a los enfermeros de cuidados generales como a los que cuentan con una especialidad concreta.
El Real Decreto 954/2015 está datado en fecha 23 de octubre de 2015 si bien su publicación en el Boletín Oficial del Estado se ha demorado hasta el día 23 de diciembre, ignoramos los motivos de este retraso (por otra parte, no tan extraño en nuestro ordenamiento jurídico), sin embargo, no podemos obviar que por diferentes motivos, en sectores profesionales, no ha satisfecho plenamente el redactado de la nueva norma.
El Real Decreto siguiendo la estela de la norma legal a la que desarrolla, distingue entre la prescripción y a la dispensación de un medicamento, de forma que la prescripción queda reservada a los médicos y la dispensación es la que pueden llevar a cabo los enfermeros.
Por este motivo, el Real Decreto clasifica los medicamentos que puede dispensar un enfermero en dos categorías, siguiendo la clasificación que a tal efecto establece la Ley de garantías y uso racional de los medicamentes y productos sanitarios:
a.- Medicamentos no sujetos a prescripción médica y de productos sanitarios de uso humano.
b.- Medicamentos de uso humano sujetos a prescripción médica.
Para cada categoría se establecen diferentes requisitos, algunos comunes y otros específicos.
A.- MEDICAMENTOS NO SUJETOS A PRESCRIPCIÓN MÉDICA y de PRODUCTOS SANITARIOS DE USO HUMANO.
Señala el artículo 2 del Real Decreto que los enfermeros los podrán dispensar de forma autónoma, sin necesidad de prescripción médica, sólo con una orden de dispensación.
Los enfermeros deberán contar con una acreditación emitida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
B.- MEDICAMENTOS SUJETOS A PRESCRIPCIÓN MÉDICA
En este supuesto el enfermero ya no cuenta con autonomía para dispensar los medicamentos dado que es requisito imprescindible la prescripción del médico que diagnostica al paciente.
Para que los enfermeros, tanto de cuidados generales como especialistas, puedan dispensar los medicamentos es necesario que
1.- Cuenten con la acreditación emitida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
2.- Que previamente a la dispensación, el profesional prescriptor haya determinado:
* Diagnóstico
* Prescripción
* Protocolo o guía práctica clínica y asistencial a seguir para el tratamiento como garantía de la seguridad y efectividad del tratamiento a seguir. Los protocolos o guías prácticas serán realizados por una Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, se aplicarán en todo el territorial del Estado, participarán en su elaboración médicos y enfermeros, y como no puede ser de otra manera, se basarán en criterios técnicos y científicos.
Deben reunirse los tres requisitos para que el enfermero pueda emitir la orden de dispensación cuyo modelo se establece en el propio Real Decreto.
C.- ACREDITACIÓN PARA LA DISPENSACIÓN DE MEDICAMENTOS
La acreditación es un acto administrativo que se instituye como requisito imprescindible para que un enfermero pueda dispensar medicamentos. Los requisitos para alcanzar esta situación son:
1.- Estar en posesión del título de Graduado en Enfermería o equivalente.
2.- Haber adquirido las competencias necesarias para indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano, mediante la superación de un programa formativo específico (Apartado 2, Anexo I).
Para los enfermeros con especialidad se añade el requisito de contar con la acreditación correspondiente.
El Real Decreto establece la competencia para la resolución del proceso de acreditación, que se iniciará a solicitud del interesado dirigida a la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, quien en seis meses deberá resolver sobre la acreditación del solicitante. Pasado este plazo sin resolución los efectos del silencio administrativo son positivos.
D.- RÉGIMEN TRANSITORIO DE OBTENCION DE LAS COMPETENCIAS PROFESIONALES PARA QUE LOS ENFERMEROS PUEDEN ACREDITARSE.
Este régimen transitorio es aplicable a dos colectivos de enfermeros:
1.- Aquellos enfermeros, de cuidados generales o especialistas, que no hubieran adquirido las competencias sobre indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos, que se prevén en el Anexo I, en el momento de entrada en vigor del Real Decreto. En el término de cinco años podrán adquirir las competencias señaladas y solicitar la acreditación correspondiente.
2.- Excepcionalmente, los enfermeros que hasta la entrada en vigor de este Real Decreto hayan desarrollado funciones de indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos, siempre que
* Que exista una norma autonómica vigente sobre la materia (por ejemplo, la Resolución SC358/2009 de 31 de julio de 2009 del Servicio Andaluz de Salud que desarrolla el Decreto 307/2009 de 21 de julio de la Junta de Andalucía).
* Que el Servicio de Salud correspondiente emita certificación acreditando que el profesional correspondiente ha adquirido las competencias profesionales para la dispensación.
* Dicho certificado deberá acreditar que el enfermero cuenta con una experiencia en la dispensación de cuando menos tres meses.
* Por último, se exige que para que los acreditados por esta vía excepcional puedan desarrollar la labor dispensadora, deben haberse validado previamente los protocolos y guías de práctica clínica y asistencia por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
E.- OTRAS CUESTIONES
La entrada en vigor del Real Decreto tiene lugar el día 24 de diciembre de 2015.
Por último, el Real Decreto incorpora el modelo de orden de dispensación y regula las competencias necesarias para que pueda accederse a la acreditación que se precisa para la actuación dispensadora.

Miquel Benabarre Casals

Secretario General ACTIVA MUTUA 2008

pDSC_4017

Realizar un comentario


*