La primavera la sangre altera. La astenia primaveral | Activamutua

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

La primavera la sangre altera. La astenia primaveral

La primavera la sangre altera. La astenia primaveral
27 may

La primavera la sangre altera. La astenia primaveral

Los cortos y oscuros días de invierno muchas veces nos invitan a quedarnos en casa, a realizar una actividad tranquila, y hasta nos pueden hacer sentir algo tristes.

En cambio, con la llegada del buen tiempo, cuando los días son largos y soleados, nos activamos, nos sentimos más alegres y motivados, y con ganas de salir y de relacionarnos. Entonces, ¿cómo se explica que con la llegada de la primavera algunas personas experimenten falta de energía, fatiga o falta de motivación?

Esto sucede, simplemente, por nuestra dificultad para adaptarnos a ciertos cambios. Debemos tener en cuenta que venimos del invierno, y con la llegada de la primavera cambian una serie de factores ambientales, como el aumento de las horas de luz, la subida de las temperaturas, realizamos el cambio horario, y como consecuencia modificamos nuestra rutina diaria. Todo ello provoca una alteración de los ritmos circadianos que deberán adaptarse a las  nuevas condiciones.

¿Cuáles son los síntomas que podemos experimentar durante este proceso de adaptación? Los ritmos circadianos pueden influir en los ciclos de sueño-vigilia, la secreción hormonal, los hábitos alimentarios, la digestión o la temperatura corporal, entre otros.  Por ello puede aparecer la sensación de cansancio, falta de energía, dificultad de concentración,  alteraciones del sueño o del apetito.

Para prevenir o paliar sus efectos es adecuado mantener una dieta sana, rica en frutas y verduras, hacer ejercicio al aire libre, mantener relaciones sociales, y  establecer unos horarios estructurados.

Debemos saber que no se trata de una enfermedad médica, ni debemos relacionarla con la depresión.

La astenia primaveral, es transitoria, suele durar entre dos y tres semanas y remite sola.

Cristina Pujol – Psicóloga Activa Mutua

Realizar un comentario


*