Los hábitos saludables de nuestros compañeros – Activamutua

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Los hábitos saludables de nuestros compañeros

Los hábitos saludables de nuestros compañeros
27 may

Los hábitos saludables de nuestros compañeros

Nuestro compañero Mikel González, Director de la Delegación de Euskadi, nos habla de la disciplina, exigencia y hábitos saludables en su etapa como jugador de fútbol en las categorías inferiores del Athletic Club de Bilbao.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando por Activa Mutua?

Llevo en la empresa dos años, año y medio ya en la nueva delegación en Bilbao puesto que supuso para mí un nuevo reto profesional en un campo nuevo y con un nuevo objetivo personal y profesional de posicionar Activa Mutua en un buen lugar en Euskadi y Navarra.

¿A qué te dedicas dentro de Activa Mutua? ¿Y dónde podemos encontrarte?

Como Director Delegación  Euskadi y Navarra, estando a disposición de todos nuestros mutualistas, empresas adheridas y colaboradores en cualquier momento, para lo cual cuento con la colaboración de una gran profesional del sector, mi compañera Sol, formando un gran equipo.

La nueva delegación está en Bilbao (la capital del universo) en una ubicación e instalaciones en el mismo corazón empresarial de la ciudad, nos encontrareis en  en la calle Jose Maria Escuza, 23

Desde Empresa Saludable sabemos de tu etapa como futbolista en las categorías inferiores del  Athletic Club de Bilbao, y lo que conlleva a nivel de vida saludable, ¿puedes explicarnos cuales eran tus hábitos saludables dentro de este estilo de vida deportivo tan exigente?

Fueron 8 años maravillosos e inolvidables, en los que viví una experiencia única de poder jugar e iniciar una carrera en club de mis amores, al principio de una manera inocente y despreocupada, y con el paso de los años con la perspectiva lejana pero ilusionante de poder debutar con el primer equipo, muchos estábamos en el camino pero pocos fueron los elegidos. Todo esto acompañado de unos hábitos de vida acordes a la actividad de máximo rendimiento exigida en cada etapa como jugador.

mikel interior

Siendo parte fundamental la alimentación, así como el “entrenamiento invisible”, ese que vas mas allá del entrenamiento diario en el terreno de juego y en  el que es totalmente necesario e  impresionable amoldarse a una serie de rutinas, horarios en tu vida diaria que muchas veces es tanto o más importante que el propio entrenamiento físico.

¿Qué aspectos son necesarios para combinar la vida personal y laboral con el alto nivel de exigencia del deporte de competición?   

Seguí mi carrera compitiendo en equipos de 2ºB y 3ºdivision nacional compaginando todo ello con mi anterior trabajo, por momentos fue complicado combinar ambas situaciones a la vez, pero el entusiasmo y la pasión por lo que haces y te gusta, muchas veces puede con todo lo demás, el hecho de que en ocasiones tienes que renunciar a pasar más tiempo con familia, pareja, amigos, se ve recompensado con la satisfacción personal que sientes realizando algo que te apasiona, todo esto con la cabeza bien asentada y amueblada, y con el apoyo racional e incondicional de mis AITAS, que desde aquí quiero agradecer infinitamente, sin el cual seguramente hubiera tirado la toalla a las primeras de cambio dada la exigencia requerida a nivel personal.

¿Qué crees que aporta la práctica del deporte a  nivel competitivo en comparación a la práctica de deporte amateur?

En mi caso y lo que me llevo por delante son infinidad de amistades puras y de verdad, tanto de compañeros, directivos y aficionados de todos los sitios en donde he estado, si bien es cierto el futbol de competición es un deporte de contacto y agresivo tanto para la musculatura como para las articulaciones, gracias a dios puedo presumir de no haber tenido nunca una lesión grave, mas allá de lo típicos esguinces o elongaciones musculares derivados de la alta exigencia tanto de los entrenamientos como de la propia competición.

Esos niveles de exigencia competitiva te ayudan a mantener unas rutinas, unas obligaciones y una fuerza mental y de voluntad elevada, que a otros niveles no son los mismo, aunque lo principal es realizar cualquier tipo de activad deportiva sea la que sea para sentirse uno mismo satisfecho y realizado, es un medio tanto mantener un tono físico como mantener la cabeza activa y despejada.

foto: En la imagen, Mikel González llevando el brazalete de capitán.

Realizar un comentario


*