Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Más de 61.000 personas padecen de enfermedad renal crónica en España

Más de 61.000 personas padecen de enfermedad renal crónica en España
11 mar

Más de 61.000 personas padecen de enfermedad renal crónica en España

En el Día Mundial del Riñón, desde Activa Mutua aconsejamos cuidar este órgano con esmero ya que es trascendental para nuestra calidad y expectativa de vida.

Las enfermedades renales crónicas (ERC) aumentan de manera exponencial en España, ya sean por factores externos, genéticos o descuido. En la actualidad, existen más de 61.000 pacientes, la mitad de ellos con tratamiento de diálisis para vivir, según la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

Por suerte, a estos pacientes les cambia radicalmente la calidad de vida con un trasplante y para mayor ventura, España es el país del mundo en donde se donan y trasplantan mayor cantidad de órganos, siendo el riñón de los más relevantes. El 54% de los pacientes con ERC están trasplantados.

Aún así, los enfermos con ERC se ven forzados a tratarse con diálisis una media de 4-5 años para sobrevivir antes del trasplante, no solo por la compatibilidad del órgano donado, sino por el estado de salud del candidato. Durante diversas fases de su enfermedad puede no estar capacitado para esta intervención, algunos nunca. Un ejemplo, el 25 por ciento de los pacientes con ERC son diabéticos y/o hipertensos. Más de 5.000 personas esperan un trasplante.

Desenlaces

El 8% de los pacientes con tratamiento de diálisis fallecen por complicaciones infecciosas o cardiovasculares.

Para cuidar nuestros riñones, lo mejor es suprimir el consumo de sal, moderar la ingesta de grasas animales, evitar alimentos fritos, embutidos, precocinados, beber 2 litros de agua al día, no fumar ni tomar alcohol, moderar el consumo de antiinflamatorios sin prescripción médica e imprescindible como preventivo, caminar una hora al día y mínimo, un análisis de sangre y orina al año.

Si se padece de ERC en primeros estadios, el enfermo tiene que olvidar la sal, el fósforo (quesos, frutos secos…) y reducir las proteínas. Cuando la insuficiencia renal se acrecienta al 30%, la dieta se vuelve mucho más estricta.

Los riñones filtran y desechan toxinas de nuestro organismo por la orina. Si no funcionan, el nivel de intoxicación es tal que sobreviene la muerte. Es más, unos riñones enfermos aumentan la posibilidad de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Lamentablemente, las ERC se concentran en mayor medida en los segmentos de la población más deprimidos a causa de su dieta y la falta de ingresos para comprar tratamientos. De ahí el «Día Mundial del Riñón» y su propósito de crear una red de ayuda y concienciación ante pacientes con enfermedades renales.