Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Máxima prioridad al colectivo femenino

Máxima prioridad al colectivo femenino
27 may

Máxima prioridad al colectivo femenino

28 de mayo, Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, resaltamos que nuestra entidad vela por la salud y seguridad laboral, a la vez que gestiona ayudas de la Seguridad Social específicas para mujeres en circunstancias específicas como el embarazo

Y lo hacemos con plena vocación y entrega, puesto que nos alarman ciertos datos que ponen de manifiesto -todavía hoy de manera inaudita- la situación de indefensión que sufren niñas y mujeres.

Por ejemplo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 12 mujeres mueren de parto en el mundo por cada 100.000 nacimientos de bebés. En España, la mitad aproximadamente, según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. En Latinoamérica, el dato se multiplica por 15 y en África, los fallecimientos copan el 1% en el total de partos.

Claro está que un parto «per sé» no está exento de riesgos y que las complicaciones pueden acaecer en cualquiera que sea el centro hospitalario por muy equipado que esté, ahora bien, un porcentaje elevadísimo de los fallecimientos reseñados, evidentemente, ocurren en países con falta de medios para atajar hemorragias graves, infecciones, eclampsias (hipertensión grave y convulsiones), embolismos pulmonares o cerebrales por remanente en el torrente sanguíneo de líquido amniótico…

Y todo ello, sin olvidar a las 70.000 mujeres que expiran en abortos clandestinos en el mundo, según el Instituto Guttmacher, ni las que perecen por violencia de género. Tan solo en España, según la delegación del Gobierno para la violencia de género, han fenecido más de 1.000 mujeres por estas causas lamentables desde el año 2003, 51 en 2020, 13 en 2021 (al cierre de la edición de esta noticia).

A vueltas con las prestaciones de las Seguridad Social destinadas al colectivo femenino, ya sean las gestionadas por mutuas colaboradoras de la Seguridad Social como Activa Mutua, ya sean las tramitadas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, existen ayudas por riesgo durante el embarazo, durante la lactancia, el nacimiento y cuidado del menor o por corresponsabilidad en el cuidado del lactante y que, «grosso modo», son prestaciones económicas que cubren la pérdida de ingresos cuando la trabajadora incurre en situación de suspensión de contrato de trabajo por riesgo durante el embarazo.

Asimismo, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su artículo 25 establece que el empresario debe de garantizar la protección a los trabajadores que, debido a sus características personales o a su estado biológico, puedan ser especialmente sensibles a los riesgos derivados de su puesto de trabajo.

Es por esta razón que hay que realizar una evaluación de riesgos específica en el entorno laboral de la mujer embarazada, para detectar incidencias que puedan perjudicar al feto o a ella, así como durante el periodo de lactancia natural y, por lo tanto, adecuar el puesto o las tareas, a las circunstancias de esta persona.

En la situación actual de la pandemia por Covid-19, se considerará a una mujer embarazada: trabajadora vulnerable, si desempeña su labor en centros sanitarios o sociosanitarios. Así pues, el servicio de prevención analizará y establecerá las medidas de prevención, adaptación y protección que sean necesarias.