Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Organizarse bien al llegar de vacaciones

Organizarse bien al llegar de vacaciones
25 ago

Organizarse bien al llegar de vacaciones

Cómo vencer apatía, desorganización, improductividad con planificación, priorización y dedicación a uno mismo

Comentábamos recientemente cuáles son las actitudes más efectivas para volver contento, feliz y predispuesto al trabajo después de las vacaciones.

¿Y una vez llegados y aposentados?

¿Cómo vencer la desgana, la falta de energía, la dispersión…? (falta de concentración, charlas excesivas…).

Según la consulta de Activa Mutua a diversos especialistas, es fundamental, recién llegados, discernir entre lo urgente y lo importante, como señalan desde Entrepreneur.

Para ello, una de las metodologías que se presentan más efectivas es:

  • Especificar los objetivos a asumir en la jornada en cuestión, a ser posible, ya establecidos desde casa.
  • Se suele recomendar comenzar por las tareas más difíciles y complicadas, puesto que en las primeras horas de la jornada laboral, la mente y el cuerpo se encuentran más energéticos y clarividentes.
  • Proseguir con el resto de actividades también definidas y programadas.
  • Cuidado con las “reunionitis” a la vuelta de las vacaciones. Sin menospreciar su utilidad, es necesario que estén muy bien definidas y no se prolonguen más allá de 30 minutos.
  • Hay que saber decir que no, al reincorporarse. Debemos acometer las tareas que estamos seguros que vamos a cumplir conforme a plazo y nunca incurrir en vencimientos.
  • Administrar el flujo de trabajo correctamente, esto es, discernir entre lo urgente, lo importante, lo que puede delegarse y qué dejar de lado (proyectos no menos interesantes en espera de nuestra atención, cuando cumplimentemos las prioridades).
  • Importantísimo encontrar tiempo para uno mismo a lo largo de la jornada con pequeñas desconexiones, estiramientos, meditación, respiraciones profundas, paseos… que nos ayudarán a recargar energía y volver a nuestro cometido con prestancia.

Desde Property Buyers, nos recuerdan dos métodos para de ser productivos:

  • El Getting Things Done (GTD) que instruye sobré qué acciones prestar atención, cómo y cuándo. Así, se comienza por lo urgente, se continúa con los proyectos, se supervisa lo delegado y se etiqueta con “algún día”, la carpeta de proyectos no menos interesantes, pero no prioritarios en ese momento).
  • El Pomodoro organiza la jornada en intervalos de 25 minutos con pausas entre ellos. Cada uno de estos interludios se denominan pomodoros y entre cada uno de ellos, se introducen pausas cortas. Cada 4 pomodoros, las pausas se amplían para no perder concentración y productividad.

Como advierten desde Trabajando.com, «trabajar duro y extra, no es sinónimo de efectividad», mejor optimizar el tiempo y la energía como se indica.