¿Porque los médicos siempre recomiendan la natación? | Activamutua

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

¿Porque los médicos siempre recomiendan la natación?

¿Porque los médicos siempre recomiendan la natación?
28 jun

¿Porque los médicos siempre recomiendan la natación?

La natación es la actividad física por la que el ser humano y algunos animales se desplazan, sin ayudas, por el agua, utilizando movimientos coordinados del aparato locomotor ya sea con fines recreativos, como deporte o por mera supervivencia.

Son muchas las ocasiones en las que los médicos recomendamos la práctica de natación como medida para sanar, corregir o mitigar diversas dolencias. Pero, a menudo, muchos pacientes se sorprenden ante su polivalencia al prescribirse para tan variados trastornos y patologías.

Con este artículo pretendo recoger y divulgar los beneficios de la práctica de natación, en un momento en el que, precisamente por el calor del verano, muchos piensan en adentrarse en el agua a practicar deporte.

La primera reflexión sobre la natación es incluirla como una de las actividades esenciales de desplazamiento del ser humano como el caminar, correr o saltar.

Los beneficios y las indicaciones de la natación se deben a sus características particulares. Se trata de una actividad física aeróbica, simétrica, en medio acuático y, por tanto, en condición ingrávida que implica a todos los segmentos corporales y a la mayoría de grupos musculares.

Todo ello le aporta unas cualidades beneficiosas para el desarrollo de una correcta condición cardiovascular, con beneficios sobre el control de la tensión arterial y previniendo enfermedades cardíacas. Actúa también corrigiendo la postura corporal por la ejercitación por igual de hemicuerpo derecho e izquierdo, ventral y dorsal.

Por la disminución relativa del peso corporal al encontrarnos en el agua, evita el impacto articular, lo que es beneficioso tanto para prevenir lesiones, como para permitir el ejercicio cuando ya existe una mala condición osteoarticular. Además la inmersión en medio acuático aporta un efecto drenante.

La natación es una actividad física que potencia el desarrollo muscular en fuerza, potencia y resistencia. Además mejora la flexibilidad y optimiza la coordinación motora. Mejora la capacidad y coordinación respiratoria, un elemento esencial y limitante para la correcta práctica de esta disciplina.

La natación es, por tanto, una actividad física idónea para el desarrollo corporal. Puede corregir  alteraciones del esqueleto axial como escoliosis, hipercifosis o hiperlordosis desarrollando la musculatura y tensando la columna cual obenques sobre un mástil. Elimina tensiones musculares derivadas del estrés, la mala higiene postural o la inactividad. Es ideal para personas con lesiones óseas, articulares o afectas de procesos degenerativos tanto osteoarticulares como neurológicos. Por ello, a menudo forma parte del proceso rehabilitador o postquirúrgico.

Es un deporte idóneo para personas con condiciones especiales que difícilmente podrían practicar otra disciplina como por ejemplo, embarazadas, asmáticos, avanzada edad, obesidad, y pacientes afectos de múltiples patologías.

Y por último, la gran cantidad de músculos implicados, alrededor de seiscientos, condiciona un importante consumo calórico indicado para personas con obesidad o sobrepeso.

¿Pero en qué estilo debo nadar yo? Y es que no todos los estilos están indicados por igual. Algunos pueden ser contraproducentes. De igual manera, una técnica mal ejecutada puede ser lesiva.

En términos generales las modalidades de crol y espalda son las que aportan mayores beneficios sobre la columna vertebral. El estilo mariposa se desaconseja en pacientes con trastornos de espalda y la braza probablemente sobrecargue el cuello, por lo que mejor evitarlo en patología del segmento cervical.

En el caso de padecer patología del hombro, por el contrario, es recomendable nadar braza y evitar  los estilos de crol y espalda. Si existe una lesión de rodilla no se debería nadar braza.

Pero, tal y como a menudo concluyo, sobre estas directrices generales, en el caso de desear adentrarse en la práctica de esta disciplina, recomendamos dirigirse a un médico especialista, realizarse una valoración médica y estudiar particularmente su condición y necesidades.

Desde Activa Mutua Empresa Saludable os invitamos a que consideréis la natación como una disciplina completa que podéis incorporar a vuestros hábitos de actividad física.

Dr. Pedro Hermoso, Activa Mutua – Empresa saludable

Realizar un comentario


*