Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Prevenir la hepatitis en el trabajo

Prevenir la hepatitis en el trabajo
13 jul

Prevenir la hepatitis en el trabajo

En España, esta infección ocasiona 500 muertes al año

En el Día Mundial contra la Hepatitis Vírica, desde Activa Mutua coincidimos con el Ministerio de Sanidad, de la importancia que tiene la vacunación de las personas trabajadoras para prevenir la hepatitis, entre otras enfermedades contagiosas relacionadas con determinadas actividades profesionales.

De los sectores que requieren una prevención específica ante la hepatitis, según el citado ministerio, destacan:

  • El personal de centros de educación infantil de 0 a 3 años, ya que la hepatitis A puede trasmitirse con la manipulación y el cambio de pañales de lactantes, especialmente cuando el centro atiende a población infantil con padres nacidos en países de alta endemia de hepatitis A. El ministerio comenta que, según un estudio seroepidemiológico, la mayoría de las personas nacidas antes de 1960 son inmunes a la hepatitis A.
  • El personal de instituciones penitenciarias y centros de inmigrantes, debido -siempre según esta administración- a las características de la población recluida, la dinámica de rotación de esta población, la heterogeneidad social, comportamientos con alto riesgo de contagio y la propia alta prevalencia de trasmisión de la enfermedad. En personas no vacunadas, se recomienda la administración de 3 dosis con pauta de 0, 1 y 6 meses contra la hepatitis B.
  • Las personas que trabajan en el ámbito sanitario están más expuestas a enfermedades inmunoprevenibles y pueden transmitirlas a las personas vulnerables con las que contactan. Por lo tanto, para el ministerio, es conveniente secundar las recomendaciones de vacunación para estos profesionales, incluida la de la hepatitis B y la A, en ciertas situaciones. La pauta de vacunación ha de ser completa si no ha sido inoculada en el corto plazo (3 dosis: 0, 1 y 6 meses). Y 2 dosis de hepatitis A.
  • Los integrantes de servicios públicos esenciales, sobre todo los de emergencias, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están expuestos a contraer enfermedades prevenibles por vacunación como la hepatitis B y en algunos casos también la hepatitis A. En caso de necesitar ambas, se pueden utilizar vacunas combinadas.
  • Los aplicadores de tatuajes o piercings, más si se tiene en cuenta que en Europa, por ejemplo, más de 80 millones de personas tienen tatuajes. Están constatados los riesgos para la salud de tatuajes y piercings por contaminación de la persona con sangre o fluidos corporales de los instrumentos utilizados si no se toman medidas asépticas efectivas. Aquí existe el riesgo de trasmisión del virus de la hepatitis B o la C, entre otros. Por tanto, el personal aplicador de estas técnicas deberá estar vacunado, entre otros, contra la hepatitis B con 3 dosis(a los 0, 1 y 6 meses).

La hepatitis vírica es una infección que produce una inflamación aguda en el hígado y para prevenirla o detectarla, es importante mantener un control del estado del organismo con una analítica de sangre cada 6 meses o un año.

Según, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tan solo de la modalidad de hepatitis B existen 250 millones de enfermos en todo el mundo. En España, según Sanidad, se diagnostican más de 300 casos al año de hepatitis A, más de 400 de B y casi 1.500 de C. En el Estado, acontece medio millar de fallecimientos por esta dolencia al año.