Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

¿Qué es la epicondilitis?

¿Qué es la epicondilitis?
14 abr

¿Qué es la epicondilitis?

También se conoce como “codo de tenista” y es una de las lesiones laborales más frecuentes en el brazo dominante. Es un proceso doloroso que se genera donde los músculos y tendones que permiten el movimiento de la muñeca y los dedos, contactan con el hueso. Es una variedad de tendinitis o inflamación del tendón y los músculos alrededor del codo.

Hemos dicho que se conoce como “codo de tenista”, pero también como “codo de golfista”, si las molestias proceden de la parte interna de la articulación.

El dolor comienza de manera tímida, pero avanza progresivamente. Remite por las noches y suele extenderse hacia el radio y los músculos extensores. Su agravamiento puede provocar la pérdida de la capacidad de movimiento de la articulación. Con síntomas de rigidez y dificultad de movimiento a primera hora del día. Dolor a la palpación y presión en la parte externa del codo, limitación para realizar actividades e inflamación.

Y en el ámbito laboral, cuáles son las causas que precipitan esta tendinitis. Pues con bastante frecuencia trabajos que combinan movimientos repetitivos y posturas forzadas, fuerza manual y descansos insuficientes. Actuaciones que provocan fatiga e inflamación de las vainas tendinosas, de los tejidos peritendinosos e inserciones musculares y tendinosas. Sobreesfuerzos y tensiones repetidas sobre la parte externa del codo que desembocan en una tensión de los puntos de inserción de los tendones del hueso.

Desencadenantes

Los oficios más predispuestos a sufrir esta enfermedad son los de albañil, almacenero, carnicero, carpintero, chapista, conductor, deportista, fontanero, conservero, leñador, mecánico, peluqueros, pintor, usuario de ordenador… En el ámbito administrativo, a esta dolencia también se la conoce como “síndrome del ratón”, ya que se deriva del uso excesivo de este periférico y la ejecución prolongada de movimientos repetitivos con el mismo.

La epicondilitis se considera enfermedad laboral. Copa casi el 35% de todas las lesiones y enfermedades musculoesqueléticas relacionadas con el trabajo. La población con mayor riesgo se concentra en la franja de entre 40 y 50 años. En el conjunto de las enfermedades laborales, supone el 4%, aunque puede dispararse al 30% en actividades laborales específicas.

Los trastornos musculoesqueléticos generan un coste del 1,6% del PIB en toda Europa. El 25% de los trabajadores de España se queja de dolores de espalda y el 23% lo hace de dolores musculares. Un tercio del total de los accidentes laborales con baja médica corresponden a dolencias dorsolumbares. Además, casi nueve de cada diez enfermedades profesionales declaradas, comportan daños musculoesqueléticos.

Habitualmente, los tratamientos para la epicondilitis contemplan antiinflamatorios no esteroideos, ortesis, ondas de choque, infiltración, nitratos tópicos, fisioterapia y ejercicios (electroterapia, magnetoterapia, masajes, estiramientos, crioterapia…) e intervención quirúrgica “in extremis”.