Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Roncar impide descansar bien y puede provocar accidente de trabajo o enfermedad laboral

Roncar impide descansar bien y puede provocar accidente de trabajo o enfermedad laboral
11 jun

Roncar impide descansar bien y puede provocar accidente de trabajo o enfermedad laboral

Más de un millón de personas padecen síndrome de apnea obstructiva del sueño, el 80% sin diagnosticar

Algunos accidentes de trabajo y enfermedades laborales se vinculan con el cansancio del empleado. Y este abatimiento, entre multitud de causas, también puede estar relacionado con el hecho de no dormir bien por las noches, debido a los ronquidos. Agotamiento que se puede “contagiar” a la pareja, porque estos ruidos no la dejen reposar adecuadamente y, por tanto, también tenga incidencias en el entorno laboral.

Más de un millón de personas en España -el 4% hombres, el 2% mujeres- padecen Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (Saos), una de las principales causas del ronquido; una de las patologías respiratorias más significativas, después del asma o la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (Epoc). De este millón de personas, existe la friolera del 80% de pacientes sin diagnosticar, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). De hecho, el Saos es el trastorno del sueño más frecuente después del insomnio.

El 40% de las consultas que reciben los neumólogos están relacionadas con trastornos respiratorios durante el sueño. Y es que aparte del Saos, estos especialistas también pueden toparse con el Síndrome de Apnea Hipópnea del Sueño (SAHS), Síndrome de Apnea Central del Sueño (Sacos) o, entre otros, el Síndrome de Hipoventilación por Obesidad (SHO).

Consejos

Para intentar prevenir estas dolencias, es aconsejable no fumar ni tomar estimulantes ni hipnóticos antes de irse a la cama.

No existe farmacopea para la curación del ronquido, ahora bien, según las mismas fuentes, la presión positiva continua en la vía aérea superior durante 4 horas en el sueño, previene apneas. También existen dispositivos orales de desplazamiento de la mandíbula o de retención lingual. Y como última posibilidad, puede contemplarse cirugía en la vía aérea superior.

Antes de llegar a estas conclusiones, el neumólogo estudiará la intensidad y frecuencia del ronquido, la aparición y periodicidad de las apneas, si el paciente acusa cansancio durante el día, si presencia somnolencia diurna o sueño en determinadas ocasiones.

Evidentemente, el especialista también contemplará aspectos como la edad, el sexo y la tensión arterial (hipertensión). Y, dado el caso, planteará un estudio polisomnográfico nocturno que catalogue el tipo de trastorno respiratorio ante el que se encuentra.