Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Segunda causa de muerte por cáncer en los hombres

Segunda causa de muerte por cáncer en los hombres
09 jun

Segunda causa de muerte por cáncer en los hombres

Diagnosticados 36.000 nuevos casos de tumor de próstata al año; 1,3 millones en el mundo

El 11 de junio, Día Mundial del Cáncer de Próstata, es la ocasión para reflexionar y concienciar ante la gravedad de este cáncer entre el colectivo masculino.

Su impacto no es baladí: 36.000 nuevos casos al año en España; 1,3 millones en el mundo.

Es el segundo cáncer más diagnosticado después del de colon y es la segunda causa de muerte por cáncer en hombres. En concreto, fallecen más de 6.000 varones al año por este motivo. Según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Si bien la incidencia de este tumor ha aumentado, también lo ha hecho la supervivencia de los afectados. En específico, el 85% de los enfermos sobreviven más de 5 años, una vez diagnosticada la enfermedad.

En el planeta, es la octava causa de muerte y la quinta en los varones.

¿Qué hacer? ¿Cómo prevenir el cáncer de próstata?

Es curable si se diagnostica a tiempo, para ello, es vital que la población masculina, a partir de los 40 años, se realice chequeos prostáticos preventivos y regulares como el seguimiento del nivel del antígeno prostático específico (PSA). De esta forma, el tratamiento será menos invasivo.

Hábitos saludables

Aunque esta patología no suele estar asociada a un estilo de vida y a una serie de hábitos, sino más bien a la edad o a antecedentes familiares, no está demás adoptar hábitos de vida saludables como: no beber alcohol, no fumar, no ingerir sustancias nocivas. Hacer ejercicio regularmente (caminar mínimo 1 hora cada día) para desechar toxinas y prevenir la obesidad y el sobrepeso. Para ello, hay que controlar también la alimentación, aumentando el consumo de proteínas, verduras, frutas y vegetales, y disminuyendo la ingesta de harinas, carnes rojas, sal y azúcar. También es destacable no abusar de medicamentos ni fármacos sin prescripción médica. De igual forma, es muy beneficioso mantener una actividad sexual frecuente. Tanto es así que, con una eyaculación periódica, la probabilidad de padecer cáncer de próstata se reduce al 47%, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La próstata es una glándula con forma y tamaño de nuez que se sitúa debajo de la vejiga y delante del recto en los hombres. Es la encargada de producir el líquido seminal que nutre y transporta el esperma.

Los síntomas del cáncer son: demora, dificultad, chorro escueto y ganas frecuentes de orinar, pérdida de peso, disfunción eréctil, presencia de sangre en orina y semen; dolor en cadera, columna vertebral o costillas, debilidad y adormecimiento de piernas y pies…

El tratamiento dependerá, claro está, del grado de lesión de cada paciente.

En consecuencia, las actuaciones urológicas contemplan: la prostatectomía abierta, radioterapia, crioterapia, terapia hormonal, quimioterapia, inmunoterapia…