Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Solidaridad y responsabilidad en el Día del Sida

01 dic

Solidaridad y responsabilidad en el Día del Sida

En el Día Mundial de la Lucha contra el Sida es inevitable establecer comparaciones con la actual pandemia de coronavirus y reflexionar sobre cómo impactan en la humanidad estas epidemias a gran escala.

El Sida, diagnosticado en junio de 1981, todavía continúa vigente, no ha podido erradicarse y hasta la fecha se ha cobrado la  vida de más de 25 millones de personas en todo el  mundo. En la actualidad, 37 millones de  enfermos conviven con el Sida y una cuarta parte desconoce estar infectada. Más de 20 millones han accedido a la terapia antirretrovírica.

Por lo tanto, ya es hora de que la humanidad sea más solidaria y ponga todos los recursos necesarios para evitar estas pandemias con más investigación y concienciación sobre las correctas medidas de higiene y  asepsia. Y, por supuesto, eliminar la discriminación, los  prejuicios, los  estigmas… para que todas las personas necesitadas reciban atención.

Las pandemias tambalean el estado del bienestar. Los virus ponen de manifiesto que la salud está estrechamente ligada a los  derechos humanos, la  igualdad de género, la estabilidad económica y la  protección social. De ahí el lema de este año: «Solidaridad mundial, responsabilidad compartida«, en el día del Sida.

Un enfermo de Sida, en un entorno infectado con  Covid, es un  paciente de alto riesgo por su elevada  vulnerabilidad. Respecto al Sida, la manera más segura de prevenir el  contagio es no mantener  relaciones sexuales con personas infectadas y si nó fuese así, usar  preservativo durante todo el  acto sexual, aunque esto no garantiza protección al cien por cien. También se trasmite al compartir jeringuillas con personas adictas a las drogas, entre otros utensilios como cepillos de dientes, cuchillas de afeitar, etc.