Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Termorregulación corporal

Termorregulación corporal
04 jul

Termorregulación corporal

El buen tiempo ha llegado y apetece pasar más tiempo al aire libre, ya sea para disfrutar relajadamente del clima veraniego como para realizar actividades lúdicas o deportivas en entornos abiertos o en medios naturales.

Sin embargo no podemos olvidarnos que también debemos extremar precauciones con el calor. Durante el invierno el cuerpo genera calor y éste se pierde en un exterior con temperaturas más bajas que la corporal. Pero en verano, es la temperatura exterior la que puede superar la temperatura corporal ideal. En un contexto de temperatura externa elevada, cualquier objeto o material sometido a esas temperaturas acabaría elevando su propia temperatura.

El ser humano es un organismo homeotermo o termorregulador, capaz de regular su temperatura corporal para mantenerse dentro de un rango de temperatura que le permita funcionar con normalidad. Pero esto será posible siempre y cuando no se excedan unos límites. Cuando la temperatura alcanzada se sobrepasa el ser humano empieza a comportarse de manera disfuncional y se expone a un riesgo de salud con potencial desenlace fatal: el golpe de calor.

Comprender cómo funcionan nuestros mecanismos de termorregulación para ser capaces de perder temperatura en ambientes cálidos, nos permitirá prevenir un golpe de calor.

Existen dos mecanismos posibles de intercambio de calor entre el cuerpo humano y un ambiente cálido: mecanismo de pérdida evaporativa de calor y mecanismo no evaporativo.

Dentro de las posibilidades no evaporativas están.

  • Radiación: el ser humano irradia calor al ambiente de la misma manera, aunque en infinita menor intensidad, por medio de ondas electromagnéticas. Este es el proceso en que más calor se pierde. No requiere de contacto con ninguna materia para efectuarse.
  • Conducción: Es el mecanismo que se produce al entrar nuestro cuerpo en contacto con cualquier objeto, sustancia o materia. Es posible debido al contacto entre moléculas. Aquellas con mayor temperatura vibran más, y son capaces de transmitir esa vibración a otras moléculas con menor estado de agitación.
  • Convección: Es el que se produce en contacto con el aire y su movimiento. El aire caliente asciende y es reemplazado por aire más frío. Estar cubierto de ropa o materiales impide este método de pérdida de temperatura. Si además existe una corriente de aire la transferencia es mayor. Pero si no hay aire más fresco para hacer el reemplazo el proceso se detiene.

Pero, ¿Y cuándo la temperatura ambiental es superior a la corporal,  no hay aire ni objetos con temperatura inferior? Entonces, la evaporación es la única forma de pérdida de calor.

El agua es capaz de aprovechar la energía calorífica que desprende nuestro cuerpo para pasar a estado gaseoso (vapor) y en este proceso, el resultado es que el cuerpo pierde temperatura.

Así funciona la perspiración, la transpiración y la sudoración.

Pero este mecanismo tampoco es siempre posible. En un ambiente con elevado porcentaje de humedad, la capacidad del agua (sudor) de convertirse en vapor se ve dificultado y nos encontraríamos con un problema para ser capaces de regular nuestra temperatura corporal.

Dr. Pedro Hermoso Fernández

Médico especialista en medicina deportiva y educación física