Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Trombosis, primera causa de accidente de trabajo mortal

Trombosis, primera causa de accidente de trabajo mortal
13 oct

Trombosis, primera causa de accidente de trabajo mortal

El 61% de los fallecimientos acaecidos en la empresa son a causa de esta enfermedad

En el Día Mundial de la Trombosis, el 13 de octubre, queremos destacar que esta enfermedad es la principal causa de accidente de trabajo mortal en España. Según el Ministerio de Trabajo y Economía Social, de los 634 fallecimientos ocurridos en el entorno laboral durante 2020, el 61% (247) se correspondió con infartos y derrames cerebrales. Por esto, debido al impacto de esta enfermedad en la salud laboral, desde Activa Mutua nos sensibilizamos y concienciamos ante una de las enfermedades más comunes y mortales no solo en nuestro país, sino en el conjunto de Europa.

La trombosis acarrea graves consecuencias dada su alta mortalidad y morbilidad. Desde Activa Mutua ponemos el acento en la necesidad de acciones específicas para prevenir esta dolencia, así como fomentar su detección temprana.

La trombosis es la formación de un coágulo de sangre (embolia) que tapona una vena o arteria. Ello genera múltiples complicaciones: desde un infarto a una enfermedad cardiovascular. Puede ser venosa (se forma en las venas de las piernas y acaba en embolia pulmonar) o arterial, causante de paros cardíacos fulminantes.

Un chequeo médico permite conocer fácilmente si existe un coágulo en el torrente sanguíneo.

Para evitar la formación de coágulos: usar ropa, calcetines o medias holgadas. Levantar las piernas 15 cm por arriba del corazón, de vez en cuando. Usar medias especiales (llamadas medias de compresión), si su médico las receta. Hacer los ejercicios que le indique su médico. Cambiar de posición a menudo, sobre todo en viajes largos. No mantenerse de pie ni sentado más de 1 hora seguida. Comer menos sal. No golpearse ni lastimarse las piernas y evitar cruzarlas. No ponerse almohadas bajo las rodillas. Elevar la parte de los pies de la cama entre 10 y 15 cm con libros por ejemplo. Tomar todos los medicamentos que el médico le recete.