Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR la política de cookies

Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

¡Feliz verano!

¡Feliz verano!
17 jun

¡Feliz verano!

Si las olas de calor lo permiten, deseamos a nuestras empresas mutualistas y trabajadores protegidos que puedan descansar, desconectar y disfrutar

El 21 de junio empieza el verano, hasta el próximo 22 de septiembre.

Si no fuera por el calentamiento global, las olas de calor y la afectación que tiene este fenómeno en la salud de las personas –rogamos la máxima precaución con estas inclemencias-, al verano siempre se le ha relacionado con descanso, tranquilidad, vacaciones, viajes, pasar más tiempo con los seres queridos… Vivir el presente más que nunca, olvidar el estrés, desconectar de problemas y rutinas. Según fuentes de la Sociedad Española para el Avance de la Psicología Clínica y de la Salud en el Siglo XXI.

Pero ojo, hay que saber hacerlo, que también dicen que es la época del año en la que más divorcios se gestan. Así que mucha paciencia, diálogo y comprensión, detallan las mismas fuentes. El calor cambia el carácter, provoca insomnio y agudiza el estrés ya preexistente. Los niños necesitan actividades, no pasarse todo el día en casa. Practicar ejercicios de relajación como respiración consciente, estiramientos o meditación ayuda también bastante, añaden.

Los días de asueto nos permiten pasar más tiempo al aire libre y, por tanto, beneficiarnos de la vitamina D de los rayos del sol, muy beneficiosa para absorber mejor el calcio, principal componente de los huesos. También para muchas funciones celulares en el cuerpo. Tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras, que contribuyen a fortalecer el sistema inmune, la función muscular y la actividad de las células cerebrales, argumentan otras fuentes de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.

Sosiego

Tener más tiempo libre, nos libera de las obligaciones diarias y afrontar crisis ansioso depresivas.

La alimentación mejora, porque esta época del año no invita a comidas copiosas y sí a ingerir más frutas y verduras. También, la citada época conmina a beber mucha más agua. La hidratación es sumamente beneficiosa para el organismo y acrecienta la sensación de bienestar.

Que el tiempo “acompañe”, estimula a pasar menos horas apoltronado en el sofá y frente a la televisión, a caminar más y, por tanto, prevenir obesidad, enfermedades cardíacas, hipertensión, diabetes… fortalecer músculos y huesos, y predisponer a un estado de ánimo más optimista.

Estar más tiempo fuera de casa nos relaciona con otras personas. Según las fuentes consultadas científicas, esto disminuye el riesgo a padecer demencia u otras enfermedades mentales.